Invierno y deporte al aire libre

Ha llegado la así dicha “baja estación” y continuamos a practicar deporte…como es posible?

Antes que todo tenemos que ser precisos y recordar que este año aquí en Galicia no se entiende bien lo que ha pasado. Esta estupenda zona del noroeste de España, cuyo único punto débil es desde siempre su clima gris y húmedo, este año ha querido sorprender sus habitantes y visitantes.

Con la esperanza que el significado de este hecho no sea una demostración del cambio climático actual sino una excepción que nos ha cogido de sorpresa, como amante del sol y de las actividades a el aire libre, puedo compartir con la mayoría de los gallegos la alegría por este inusual evento.

Bueno, volviendo al argumento de este post, analizamos el comportamiento de deportistas aficionados o profesionales durante el invierno.

Cubiertos y equipados de forma más o menos técnica, ahí están preparados para cualquier tiempo sin dejarse desmotivar por el frío, la lluvia o ¡hasta la nieve!Tal vez sea justo pensar que durante esta estación deberíamos invernar hasta que un clima menos adverso nos de nuevamente ganas de hacer deporte?

Creo, y espero que la mayoría de vosotros esté de acuerdo conmigo, que hacer deporte es agradable y posible durante todo el año (y obviamente no hablo sólo de ir al gimnasio).

Para los ciclistas entrenar o simplemente ir a divertirse con los amigos en bici requiere practicar una actividad a el aire libre. Puedo garantizar que no hay nada de horrible ni de loco en hacerlo también en invierno.

Estoy consciente de el echo que tenemos que obligarnos a hacer un pequeño esfuerzo mental en el momento en que decidimos levantarnos de nuestro cómodo sofá (a lo mejor delante de una chimenea encendida) y montar en nuestra bici.

¿Y después un poco de pedaleo con el aire frío que nos despierta no nos sentimos más felices y recuperamos algo de vida?

Bien, si comparte este punto conmigo, estarás de acuerdo con lo que voy a decirte. Si en vez tu mirada se ha transformado en una expresión dudosa y perpleja seguime un poco más y a ver si puedo convencerte en las lineas que faltan.

Hay estudios científicos que demuestran que salir de nuestra zona de confort y hacer cosas que en un primer lugar no nos parecen exactamente estimulantes, solo puede llegar a obtener resultados positivos.

Además cuando hacemos deporte somos más activos, más sanos y más en forma, y de consecuencia más felices. Este último punto es debido también por la producción de endorfinas unas substancias producidas por nuestro cerebro durante la actividad física.

Nuestra mente es construida de forma excepcional y cuando comenzamos una nueva actividad o nos ponemos en movimiento, seguimos esta tendencia, casi por inercia.

Más nos movemos y más queremos movernos, más hacemos y más queremos hacer porque sentimos como si nuestras energías se fueran multiplicadas de repente y queremos descubrir hasta donde llegan nuestros limites, posiblemente para superarlos.

En fin no podemos negar que nos situamos en un momento histórico en el cual la disponibilidad de materiales técnicos es casi ilimitada. Existen tejidos y accesorios para cualquier clima, temperatura y situación meteorológica.

Nuestra pereza no tiene más razón de ser así que vamos! No tienes más excusas, sube en bici y diviértete!

Leave a Reply